Por qué ha subido tanto el precio del salmón

Por qué ha subido tanto el precio del salmón

España es un país de pescado. De eso no hay duda. Lo dice hasta Naciones Unidas: si la media mundial muestra que cada persona come 19 kilos de pescado al año, España va mucho más allá y supera los 42 kilos anuales, y además lo comemos al menos una vez en semana. Entre los favoritos, además de la eterna merluza (que representa el 16% de todo el pescado consumido de España), está el salmón, que ya supone un 7% y supera al bacalao. Así que si has comprado este pescado rosa en los últimos meses habrás notado que su precio está cada vez más y más alto. Pero, ¿a qué se debe?

La respuesta no es una sola, ni es sencilla. El precio del salmón ha pasado a casi duplicarse en un lustro, aunque según algunos productores no se ha querido repercutir demasiado en el consumidor… hasta ahora, que no han podido retenerlo más. De 3,89 euros el kilo en 2009 pasó a 6,13 en 2016. De hecho, durante 2016 aumentó un 40%. Y en lo que llevamos de 2017, el precio medio es de 7,2 euros/kg. Los factores que han hecho que esté por las nubes van desde las enfermedades del salmón a la supuesta bajada de la oferta o, principalmente, el aumento de la demanda. Pero antes están los hechos: ¿qué salmón comemos los españoles? ¿Quién lo produce? ¿De dónde viene?

Noruega es la clave en todo. El salmón que allí se produce supone alrededor del 95% del que se consume en España.  Detrás de Noruega, con más de la mitad de la producción mundial, está Chile, con una cuarta parte.

Pese a que España consume fundamentalmente salmón noruego (Chile apenas exporta el 5%, 30.700 toneladas, a la Unión Europea, por lo que a España llega muy poco), lo que ocurre en Chile también afecta aquí. Y resulta que la suerte de ambos países no puede ser más distinta. Ese es otro de los motivos del aumento del precio global.

Mientras que las exportaciones de Noruega no paran de crecer y tampoco para de crecer su precio (ya que las divisas de los países que lo compran —euros y dólares, principalmente— están cada vez más fuertes), las de Chile caen (también porque las divisas de Brasil y Rusia, dos de sus principales compradores, que además ha puesto restricciones a la compra, han hecho lo mismo). Estados Unidos, uno de los principales compradores de Chile, tampoco está demasiado contento con al conocer el uso de antibióticos en los salmones del país sudamericano, lo que ha hecho que mude sus compras a Noruega.

Noruega se lleva la palma en cuanto a salmón. "Son líderes mundiales. Tienen una industria fuerte y madura, que sabe adaptarse: el salmón es su segunda exportación por detrás del petróleo. Son serios, crecen ordenadamente y saben cómo hacerlo para no romper el mercado con los precios, como ya pasó en alguna ocasión. Son los primeros en desarrollar toda la tecnología, que luego se aprovecha también en las lubinas y las doradas.

En 2001 Noruega exportaba a España 16.000 toneladas de salmón. En 2015 ha importado 74.000 toneladas, que supone más que toda la producción española de pescado (trucha, lubina, rodaballo…), que es de 60.000 toneladas".

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se publicará)
   Website: (Site url con http://)
* Comentario:
Escriba el código

Categories